La educación prohibida

Me parece que cualquier movimiento que promueve la libertad y el enriquecimiento del ser humano debe de ser promovido sin importar que se comulgue con las ideas que se exponen, en lo personal me siento con la necesidad de hacerlo y mas cuando se trata de un tema que me apasiona, desde hace tiempo pienso que el modelo de acceso a la educación es totalmente obsoleto y carente de los principios básicos que hacen del aprendizaje una actividad ludica, la figura tiránica de los maestros en las aulas de clase es uno de los tantos ejemplos que me viene a la mente, podría seguir divagando en varias lineas pero prefiero compartir este documental que hace unas semanas encontré rondando por Youtube

“La Educación Prohibida”
Sitio Web Oficial: http://www.educacionprohibida.com

El vídeo completo después del salto

Continue reading

El Miedo

En ocasiones tengo ganas de llorar y me trago mis lagrimas porque no vale la pena mostrarse débil en tiempos de desilusión, en otros, tengo ganas de querer con todo mi ser, pero me pregunto ¿Para qué? También me dan ganas de amar pero recuerdo el doloroso proceso de desenamoramiento de esos penosos momentos de resignación y humillaciones que nos provoca ese sentimiento infernal, a veces me gustaría entregar el corazón pero recuerdo que nadie lo cuida mejor que nosotros mismos, te lo regresan frágil, hecho añicos, lastimado, lleno de rencor, me gustaría besar con pasión pero los labios destrozados sólo saben dar besan de rencor, me gustaría observar el alma a través del mirar pero tengo miedo de encontrarme unos ojos que me recuerden lo que es querer, amar, entregar el corazón y besar con pasión, que después me desilusione, me regrese el corazón destrozado, que me hagan besar con odio y tragar lagrimas de amor, de eso tengo miedo de querer amar y entregar el corazón.

Suposiciones

Que locos son los momentos, en unos estamos sonriendo y en otros enloqueciendo, en unos llorando y en otros muriendo, irónico ¿verdad? supongamos, en algún momento de nuestras vidas hemos mirado a alguien que nos hace vibrar, que nos llena de alegría y una vez que se ausenta todo se torna lúgubre o viceversa conocemos a alguien que nos agrada le vemos y todo es incomodo, se va y el ambiente se relaja, hablando se suposiciones Si el hubiera existiera y nunca hubieran conocido a ese ser querido, se preguntarían ¿qué seria de ustedes? Pero sobretodo que fuera esos momentos que compartieron mientras se unificaban, mientras el regocijo de verse bastaba para hacerles vibrar, para sentirse vivos. Ahora bien suponiendo que el “te amo” fuera únicamente una palabra ¿la dirán a diestra y siniestra? Te amo… Que palabra tan absurda y necesaria, tan necesariamente absurda que en ocasiones la boca no puede evitar soltarla para alimentar el ego del otro ser porque los suspiros y el subconsciente lo dicen siempre, pero ¿Cuál es el afán de querer escuchar te amo? para que derramar miel sobre el oído si lo pueden hacer en la piel, que afán de gritarle al mundo que amas, que te aman, que se aman, eso no se dice se demuestra. El “te amo” se hace presente, se siente, lo sentimos pues se deteniene el tiempo, se prolonga, se hace eterno, el corazón nos desgarra el pecho por querer salir corriendo cada que ven a esa persona amada, los labios se muerden por no poder robar besos, los ojos se vuelven locos y las extremidades se endurecen y aun así quieren escuchar un “te amo” les juro que no comprendo ese afán, no entiendo porque quieren oír o mirar lo que se siente, tienen que aprender a escuchar con los sentidos y no sólo con los oídos porque el “te amo” también lo dice el mirar, los besos lo confirman, y el cuerpo lo certifica para que pedir un te ama cuando el resto del cuerpo lo grita.

Es mejor mentir

A lo más sublime
que tuve en la vida
y que deje ir

Te mentí cuando dije que te quería, sí, te mentí y lo volvería hacer, sabes también te mentí cuando te besaba sin pasión, te mentí cuando te acariciaba sin ganas y cuando fingía que no me interesabas. Todo eso era una gran mentira porque en lugar de ese te quiero te quería decir te amo pero mi ego es tan malvado que no supe pronunciarlo, esos besos debieron ser con pasión, con ternura y no con un desdén de soberbia y victoria, porque las caricias las quería dar con ternura para que sintieras mis yemas recorren tu silueta, tu cuerpo pero la arrogancia me cubría de hierro y en lugar de calor sentías hielo, porque cuando finjo que no me interesas me quemo por dentro, mi corazón palpita sin sentido cada que te ve, por eso te miento para no decirte te amo al odio mientras acaricio tu cuerpo y para no besarte con dulzura y te des cuenta de cuanto me importas por eso te mentí para no sentirme débil ante tanto sufrir y te miento con estas palabras porque sé que te llenan de amor y te hacen sentir