Escuchando a José Alfredo

Ellos juraron ser felices, la vida en opulencia les ayudo en eso, los excesos los dejo en la miseria, juraron estar juntos en las buenas y en las malas, se fueron a un lugar donde nadie les conocía pero la fortuna no les sonrió, y esa tarde después de buscar que comer en la basura regreso a lo que era su nuevo hogar, pero el cuarto estaba solo, sobre el fregadero oxidado un radio encendido con una canción de José Alfredo Jiménez “♪♪ No vale nada la vida, la vida no vale nada ♪♪” en el centro del cuarto, una mesa vieja y una caja que hacia la función de silla se encuentran aun calientes. En el piso una botella de tequila corriente y un vaso desechable aun con liquido. La puerta trasera se encuentra entre abierta, Sultán el fiel compañero esta echado en un rincón con la vista perdida “♫♫ comienza siempre llorando y así llorando se acaba ♫♫ ” En la yarda un cuerpo tirado (sin movimiento) le grita (no reacciona) de lejos se le ve la mano y una pistola, (con temor) le quita el arma, (en sus ojos aparecen lagrimas) “♪♪ por eso es que en este mundo la vida no vale nada ♫♫” -fue un placer conocerte, y ni la muerte nos separara- sale de su boca, (al tiempo introduce el arma en ella y jala el gatillo) “♪♪ allí se apuesta la vida y da respeta al que gana ♪♪” el cuerpo sin movimiento reacciona al instante, recuperado milagrosamente de sus estado etílico (visualiza la escena) grita de dolor, desesperación, impotencia (toma de nuevo el arma) siente muerte de cerca y se dispara “♫♫ yo aquí me quedo paisanos, allí es mi pueblo adorado ♪♪”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s