Hasta que la muerte nos separe

“Te regalaré un caramelo blanco de limón Y en un papel dibujare todo lo que siento Yo por vos […]”
Caramelo de limón, 2 min.

1. El brindis
Antes de iniciar la cena es importante tener algo para romper el hielo y que mejor que una copa, lo importante es encontrar el mejor, el más nutritivo. Es substancial no exagerar tomando, pues nunca falta el fantoche que haga el ridículo. Lo interesante, lo mágico vaya, es no tomar de los más añejados, saben a rayos y menos de los muy jóvenes aun no tienen la calidad necesaria. Por eso mujer aunque supliques te daré dos balazos en tu hermosa cabeza, así no sentirás dolor cuando beba tu sangre. ¡SALUD, POR NOSOTROS!

2. el acto
Regularmente este viene después de la cena, pero las cosas cambian en cuestión de segundos y la calentura en ocasiones es superior a la conciencia y el verte a si tan seria, tan bella me ha excitado hasta el limite, tanto que no puedo aguantar ni un segundo, siento que la cabeza de mi pene erecto intenta romper el ziper del pantalón y las venas cada vez se hacen mas visibles, tu piel aun es calida y ese liquido rojo escurriendo por tu cuerpo me hace delirar. Te beso te acaricio y poco a poco caliento TU ahora cuerpo frío, no dices nada, no te mueves, tienes la mirada perdida. A secas me dejas hacer el trabajo. Traviesilla sólo quieres hacerme enojar, yo sé que por eso no respondes a mis caricias, pero esta bien lo pago mientras me dejes seguir arrancando tus pezones a mordidas sin quejarte.

3. La cena
Para le cena dicen que es mejor algo ligera, pero la carne y la ensalada le dan un toque de elegancia, aparte que una buena copa siempre tiene que ir con carne, además después de fornicar siempre da hambre. Así que utilice tu recetario, aunque la sazón no es igual a la tuya, tiene tu aroma y tu esencia, creo que falto golpear un poco más la carne y quizás cocerla a fuego lento como tú lo haces, pero la cocina no es mi fuerte, ¿sabes? Tu carne sigue igual de exquisita y lo mejor ahora sé que no me engañas. Demonios ¡tengo sed! Voy por otra copa.

4. El postre
No voy a mentir me encanta la repostería, me hubiera gustado casarme con una chef ¡pero no! opte por ti porque desde que te mire supe que tenias lo que buscaba, siempre te dije que te devoraría y tu respuesta era la misma una sonrisa picara seguida de dos palabras “estoy casada” creo que eso era lo que más me atraía de ti, que fueras prohibida y coqueta, que jugaras con fuego sabiendo que te quemarías, así que te secuestre y te reclame como mi hembra, como mi mujer. Por eso estas aquí junto a mi, dentro de mi como yo de ti, tu sangre corre por mi cuerpo, tu carne se fusiona a la mía y éste delicioso pastel de tripas será el sello de nuestro amor.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s