12 de junio de 1988

Domingo 12 de junio de 1988. Raúl Arias debe recordar bien esa fecha. La debe haber repasado en sus sueños más profundos, en sus reflexiones, en su autocrítica, en su meditación y en aquellos parajes que él sabía que no podrían ser coherentes con su vida como futbolista y como ser humano. Esta es la historia: el Atlante, ya sin posibilidades de calificar a la Liguilla, se enfrenta en la jornada 38 y ultima al Ángeles de Puebla, que estaba obligado a ganar para así sumar un punto más que el Correcaminos y salvar la división.

La negociación se había producido horas antes. El gobierno de Puebla (donde también estaba metido el Instituto Mexicano del Seguro Social, que había sido dueño del Oaxtepec, del Ángeles y del Atlante) había vendido la franquicia a un grupo de empresarios de Torreón. La única condición era que la franquicia se vendiera como una franquicia de Primera División. El Ángeles se convertiría con el paso del tiempo en el Santos de Torreón.

El Correcaminos había perdido 1-0 en la última fecha en la cancha del Atlético Potosino, con lo que se quedó con 29 puntos, en el último lugar del grupo 4. El Ángeles necesitaba ganar para alcanzar los 30 puntos en el grupo 1 y el Atlante, en el mismo grupo, no tenía posibilidad de ir a la Liguilla con sus 40 puntos porque Chivas y Pumas habían hecho 46 y 45 unidades, respectivamente.

El Atlante no tenía nada que perder. Y Raúl Arias tampoco.

En el año 2000. 12 años después de aquel partido, y tras una polémica con Eduardo Rergis, la situación había estallado. “Por qué no le preguntan a Raúl (Arias) qué fue lo que realmente sucedió en ese partido”, dijo Rergis, quien había jugado la defensa central junto a Arias en aquel partido ante el Ángeles. Justo después de aquella declaración y cuando todavía trabajábamos en Televisión Azteca, José Ramón Fernández ordenó que se buscaran las cintas (cintas de una pulgada) de aquel partido de la temporada 1987-88. Días después, contesté el teléfono con una llamada desde la videoteca. René López, compañero productor, tenía buenas noticias: Tras una intensa búsqueda y mucho polvo, un resumen del partido que apareció en el programa Deportv mostraba las jugadas “polémicas” a las que se refería Rergis. Y en efecto, un Arias en cámara lenta dejaba unos huecos impresionantes por el centro del área que permitieron los goles y la sorpresiva victoria y salvación del Ángeles. El futbol mexicano suele tener mala memoria. El futbol mexicano está siempre sujeto a intereses macabros y el futbol mexicano casi nunca investiga, pero Raúl Arias, el mismo hombre que asegura que el América-Necaxa del sábado será limpio, tiene su historia.

david.m.faitelson@espn.com

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s